¿QUÉ VAIS A HACER?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Os preguntábamos hace unos días si teníais claro
qué ibais a hacer cuando todo esto terminase. ¿Lo recordáis?

A nosotros ya nos ha dado tiempo de imaginar lo que nos gustaría llevar a cabo…

En los días de confinamiento debería ser obligatorio soñar; hacer planes de ruta, buscar nuevos destinos, reincidir en aquellos que son tan indispensables como que nunca dejaremos de ir… sin embargo, antes de hacer la maleta, todos tendremos una prioridad.

Saldremos de casa para visitar a nuestras familias, amigos y seres queridos. Porque si algo hace difícil este confinamiento es no tener contacto con los demás. Lo celebraremos con todos ellos sin prisa, con tropecientos besos y abrazos. Es más… quizá nos llevemos a algunos de ellos de viaje.

Nuestro primer destino será El Pueyo de Jaca. Al fin y al cabo es el rincón emocional que nos escogió por el vínculo que ambos tenemos. Terracear en la plaza, subir andando a Panticosa por el camino de las Palizas, flipar con volver a ver la Sierra de Telera de nuevo, remar en el embalse de Lanuza, ascender los Infiernos… será una intensa escapada en la que no haremos nada nuevo pero seguro parecerá la primera vez.

Sin embargo, como Aragón es infinito, tiempo nos dará para hacer otras prioridades ociosas. Habrá montaña, mucha montaña, pero también terrazas y tapeos en Zaragoza. Ahí será donde coincidamos con amigos entre brindis, sorbos y bocados.

También recuperaremos la frecuencia a exposiciones y museos, que los tenemos y siempre sorprenden -el de Origami y Ciencias Naturales serán los primeros-, así como viajar a destinos en los que queremos insistir. Da igual que sean rincones escondidos de la Sierra de Guara –el Saltador de las Lañas, por ejemplo-, darnos largos paseos por la Santa Cruz de la Serós, por Villarluengo, por Talamantes o por el Valle de Aísa. Queremos hacer de todo y cruzamos los dedos para que sea más pronto que tarde.

Planes hay muchos porque no debemos olvidarnos de los ibones. El de Ordicuso lo tenemos en la lista para volverlo a visitar. ¡Ah!, y dar cuenta de algún que otro restaurante, porque nos morimos de ganas por la nueva temporada del Callizo, por alguno zaragozano que antes ya teníamos en mente –Casa Pedro, Unai y otros muchos…- o por Yain en Teruel… imprescindible.

¿Qué se tercia algún barranco?. Perfecto.  ¿Qué simplemente nos apetece una tarde tranquila de escaparates por nuestra ciudad?. También. ¿Qué organizamos unas sesiones de catas con amigos?. Maravilloso.  Lo importante es que mientras siga todo ésto nosotros continuaremos soñando. Aragón nos estará esperando ahí afuera y, cuando llegue el momento, iremos a recorrerlo para que vuelva a enamorarnos.

¿Quieres ver todos los artículos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies